Manhattan a tus pies

El 11 de septiembre de 2001 (se cumple esta semana el 20 aniversario), dos aviones comerciales fueron secuestrados por terroristas y estrellados contra las Torres Gemelas del WTC. Los edificios se desplomaron y murieron miles de personas. Catorce años después de esta trágica fecha, el Mirador del World Trade Center, símbolo de la resiliencia fue inaugurado. Ese 2014 ha convertido este edificio en el nuevo skyline de Nueva York. Es un rascacielos inmenso de 541 metros de altura 102 pisos, el edificio mas alto de occidente y el séptimo más alto del mundo.

Hoy en día, turistas de todo el mundo siguen haciendo cola, para visitar el observatorio con vistas espectaculares, en los pisos 100, 101 y 102 de la emblemática torre del nuevo complejo WTC, en el sur de Manhattan.

El observatorio está abierto todos los días de la semana y es accesible en sillas de ruedas. La entrada puede ser adquirida con anticipación en agencias de viajes (a partir de 35 euros cada adulto y con descuento para niños de 6 a 12 años o mayores de 65 años), que ofrecen una pase que nos evita las colas. Además de incluir el acceso en los ascensores panorámicos a los miradores del One World Observatory en las plantas 100,101 y 102, también es posible acercarse a las exposiciones temporales que allí se programen.

La experiencia del subir promete ser más que un mirador. El tránsito hacia el piso 102 es una inmersión en la historia y el proceso de su construcción, el que comienza en el Global Welcome Center, tras cruzar el control de seguridad. Luego del centro de bienvenida, pasarás directamente a un pasillo con pantallas de altísima definición donde distintas personas que participaron en el proceso de construcción del edificio cuentan sus historias. A continuación verás de cerca los cimientos del edificio -construido sobre el  lecho de roca granítica de Manhattan – esto para evidenciar la solidez de la construcción. A algunos podría parecerles una escenografía a lo Disneyland, pero lo cierto es que es una forma muy norteamericana y didáctica de dejar clarísimo y escrito en roca -literalmente- cómo Nueva York resiste y se reinventa. Pueden presumir todo lo que quieran pues se lo merecen. Al salir del paseo por los cimientos, prepárate para sorprenderte con los elevadores Sky Pod: en menos de 1 minuto estarán en el piso 102.

No sólo la rapidez impresiona, sino la proyección en las 4 paredes del ascensor de la evolución del sur de la ciudad desde el Siglo XVI hasta nuestros días, en 47 segundos una pequeña aldea se transforma en la ciudad de los rascacielos frente a nuestros ojos. Al salir del ascensor paciencia, que aún falta un paso: es el turno de See Forever Teatro. Gracias a tecnología de última generación un pasillo es convertido en la sala de proyección de un corto video sobre la ciudad.

Por fin, faltan pocos metros para llegar a lo mas deseado… pero creo que esta parte no es necesario detallarla. Ya lo dejo para tu próximo viaje a Nueva York y que lo descubras en primera persona y nos lo cuentes, añadiendo si te apetece, un “I LOVE NY”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s